• Prega i ajuda a les Vocacions


    7 de maig- Jornada Vocacions Natives i Jornada Mundial de Pregària per les Vocacions
  • Compromís amb les vocacions


    Presentació Jornada de Vocacions Natives i Jornada Mundial de Pregària per les Vocacions
  • Missatge del Papa


    "Impulsats per l’Espírit per la Missió"
  • Què és Vocacions Natives?


    Una jornada de pregària i ajuda a les vocacions en els Territoris de Missió
  • A qui ajuda Vocacions Natives?


    A 75.000 seminaristes i 6.500 novicis/es i 2000 formadors en els territoris de missió
  • Com col·laborar?


    Amb un donatiu o amb una beca missionera per a les Vocacions dels Territoris de Missió
  • Pregària Vocacional


    Recursos de pregària per l’oració diària a les escoles

martes, 23 de mayo de 2017

¡¡¡ SOY MISIONERA !!!

Me llamo Teresa Yotsaya Piriyachart, soy misionera Idente de la Provincia de Tailandia. Nací en una familia católica y viví rodeada de un ambiente religioso. Los niños que íbamos a la escuela también íbamos a misa todos los días, cantábamos en el coro, teníamos confesión una vez a la semana. Teníamos muchas actividades. Mi pueblo estaba a 50 kilómetros de Bangkok y mi padre, hombre de fe muy profunda, me envío a casa de unos tíos, con 12 años, para estudiar la secundaria en un centro llevado por monjas. Cuando nos encontrábamos, siempre me preguntaba si me gustaría ser religiosa. Me había enviado allí porque yo era buena estudiante y le hubiera gustado que su hija pudiera servir a la Iglesia en aquella congregación. El sembró en mi corazón la semilla de ayudar a la Iglesia pero en cuanto a consagrar mi vida, esa parte yo no la entendía.( ). Una vez terminados los estudios empecé a desarrollar mi profesión, pero yo seguía buscando algo que no sabía que era. Traté de leer libros de vida espiritual, participar en la adoración eucarística, etc. Pasado un año mi vida cambió, me gustaba ir a misa y recibir la comunión todos los días, si podía. Aunque a la vez, una parte de mi quería ser como mis amigas y llevar una vida más fácil. Pero por otra parte, soñaba con las historias de misioneros que trabajaban duro por el Reino de Dios tal como me contaba mi madre cuando era pequeña. Ambos sueños luchaban dentro de mí.
Un día, después de la adoración, sentí una voz que me decía que tenía que estudiar inglés porque tenía que ser misionera. Fue tan fuerte que, aunque no sabía qué tenía que hacer ni dónde ir, empecé a prepararme y ver el dinero que tenía que ahorrar para poder dejar el trabajo. Después de unos años, encontré un grupo de religiosos y laicos que iban a recibir una formación par a ir a trabajar a otros países. Fue así como fui a Camboya con la Sociedad Misionera de Tailandia.
En Camboya, me encontré con una dura prueba para mi fe, y es que, en medio de tanta pobreza y violencia, no podía entender cómo Dios es amor. Me había sido fácil entenderlo estando en Bangkok, teniendo comida, médicos, hospitales, etc. Pero allí la gente carecía de todo. Luego Dios me hizo entender que toda aquella miseria era fruto del pecado de los hombres y que con amor vivido por cada uno, se podían remediar muchas de esas carencias.
Allí, en un país extranjero y una cultura nueva, pero guiada por la fe y la confianza en la Providencia aprendí a dar los primeros pasos en mi consagración.
Está claro que en la vida religiosa encontramos problemas, pues tenemos que vencernos a nosotros mismos y aceptar cosas que en principio no van con nuestro carácter, psicología y gustos, pero yo creo que los más importante es la relación con Dios, que en mi caso me ha dado siempre ánimo para ir más allá de todo esto y cumplir Su voluntad.

Fuente: OMPPRESS

martes, 25 de abril de 2017

AQUÍ ESTIC SENYOR, ENVIA'M....

  "Impulsats per l'Esperit..." Així titula el Papa Francesc el seu missatge per la 54 Jornada Mundial d'oració per les vocacions que celebrarem el pròxim 7 de maig. És l'Esperit de Déu el que mou els cors per anar a evangelitzar. La dimensió missionera neix de l'entranya de la fe. És Déu mateix el que crida i envia. La vocació no és alguna cosa afegida: és fruit de l'amor de Déu que contínuament està cridant als homes.
"Aquí estic, envia'm..." La crida a una vida d'especial consagració: a la vida consagrada o al sacerdoci implica una resposta de docilitat i confiança. És el compromís per deixar a un costat la tranquil·litat d'una vida més o menys acomodada, i sortir a la trobada d'altre per portar-li a Déu.
En aquest dia en el qual se celebren conjuntament dues jornades missioneres: la d'oració per les vocacions i la de vocacions natives, amb la finalitat de promoure l'oració i la col·laboració perquè Déu enviï noves vocacions a la seva Església i perquè les vocacions naixents als territoris de missió tinguin els recursos necessaris per a la seva formació i sosteniment. El cartell recull aquests dos aspectes amb les fotografies.
La fotografia general, en l'angle inferior dret, visibilitza l'alegria dels qui han decidit seguir al Mestre. Així neixen les vocacions: en un ambient d'alegria, oració i comunió. Tots caminen junts, compartint la seva fe.
Tres fotos de vocacions: vocació al sacerdoci, per estar prop del germà; vocació a la vida consagrada, amb un grup de joves que mostra la seva alegria després d'haver respost: "aquí estic, envia'm", i vocacions natives en un lloc de missió, que reflecteixen aquesta mateixa alegria després de descobrir que la vida recobra el seu sentit si es lliura als altres.

jueves, 6 de abril de 2017

POR QUÉ EN CUARESMA SE CUBREN LOS CRUCIFIJOS?

Parece extraño que durante el tiempo más sagrado del año se cubra lo que es bello en las iglesias, incluso el crucifijo. ¿No deberíamos estar mirando la dolorosa escena del Calvario mientras escuchamos la narración de la Pasión el Domingo de Ramos?


Aunque pueda parecer contrario a la intuición velar estatuas e imágenes durante las últimas semanas de Cuaresma, la Iglesia recomienda esta práctica para reforzar nuestros sentidos y suscitar en nosotros un anhelo del Domingo de Pascua. Es una tradición que debería seguirse no sólo en las parroquias, porque puede ser también una fructífera actividad a practicar en la “iglesia doméstica” (es decir, en casa).

En la carta circular Paschalis sollemnitatis del 1988, se lee que “la práctica de cubrir las cruces y las imágenes en la iglesia desde el quinto domingo de Cuaresma puede ser útilmente conservada según el juicio de la conferencia episcopal. Las cruces permanecen cubiertas hasta el final de la celebración de la Pasión del Señor el Viernes Santo; las imágenes hasta el inicio de la Vigilia Pascual”.

Esta es la práctica actual de la Iglesia, pero cubrir estatuas e imágenes desde el quinto domingo de Cuaresma es muy poco respecto a lo que se hacía antiguamente. En Alemania, por ejemplo, era tradición cubrir el altar a la vista durante toda la Cuaresma.

Las familias también están invitadas a imitar esta práctica y a cubrir las principales imágenes religiosas de sus casas. Esto ayuda a participar en el tiempo litúrgico, especialmente si no es posible ir a misa entre semana. Si no, sólo vemos las imágenes cubiertas en la iglesia una o dos veces antes de la Pascua y esto tiene mayor efecto en nosotros.

También es una bonita tradición a transmitir a nuestros hijos, que estarán intrigados por ella y hará este tiempo del año verdaderamente especial para ellos. Si nos esmeramos en decorar nuestros hogares para la Pascua, ¿por qué no preparar esta gran fiesta usando velos?

¿Pero por qué empeñarse tanto en cubrir imágenes que están diseñadas para elevar nuestros corazones y nuestras mentes al cielo?

Primero de todo, usamos velos para alertarnos del tiempo especial en que nos encontramos. Cuando vamos a la iglesia y notamos que todo está cubierto, inmediatamente sabemos que hay algo diferente. Estas dos últimas semanas de Cuaresma son significativas como un tiempo de inmediata preparación para el Triduo Pascual y esos velos son un potente recordatorio para estar preparados.

En segundo lugar, los velos enfocan nuestra atención en las palabras que se dicen en misa. Cuando escuchamos la narración de la Pasión, nuestros sentidos pueden concentrarse en las impactantes palabras del Evangelio y verdaderamente entrar en la escena.

Tercero, la Iglesia usa velos para producir un alto sentido de anticipación del Domingo de Pascua. Este hecho se refuerza cuando vas a misa diaria y ves los velos cada día. No los quieres ahí porque están tapando imágenes muy bonitas.

Y el punto es precisamente este: los velos no tienen que estar ahí siempre. Las imágenes necesitan ser desveladas, es antinatural que estén cubiertas.

Desvelarlas antes de la Vigilia Pascual es un potente recordatorio de nuestra propia vida en la tierra. Vivimos en un mundo “velado”, en el exilio de nuestro verdadero hogar. Sólo a través de nuestra propia muerte el velo se retira y somos finalmente capaces de ver la belleza de todo en nuestra vida.

FUENTE: Aleteia

miércoles, 5 de abril de 2017

UN MÓN DE VOCACIONS

Les vocacions natives no ho tenen fàcil, l'ambient de la nostra societat posa un fre a les vocacions. En canvi, en les Esglésies d'altres continents, molts joves segueixen descobrint que el Senyor els diu com: sacerdots, religiosos o religioses. Són les vocacions locals - el més bell fruit de la tasca dels missioners -, que es preparen a servir a les seves comunitats i a tota l'Església des de la diversitat cultural dels seus pobles.
No obstant això, aquests joves sovint no tenen mitjans per cobrir les seves despeses de manteniment i estudi, pels seus entorns de conflicte i pobresa. Els Papes sempre han fet crides a la nostra sensibilitat cristiana i missionera, perquè no deixem que aquestes vocacions es perdin per falta de recursos mínims
Aquesta Obra Pontificia va néixer en 1889, quan Estefanía i Juana Bigard (mare i filla) van llegir una carta del Bisbe francès de Nagasaki, en la qual es deia que els cristians japonesos, per temor a la persecució, tenien por d'acostar-se als missioners estrangers. la qual cosa no ocorreria se els sacerdots fossin naturals del seu mateix país. Les dues laiques franceses comencen una gran activitat per implicar a l'Església en el sosteniment de les vocacions als territoris de missió. El Papa Pius XI va assumir aquesta iniciativa privada com a seva i de tota l'Església, i en 1922 li va donar el caràcter de
"Pontifícia".
L'Obra de Sant Pere Apòstol organitza la Jornada de Vocacions Natives per poder sensibilitzar i aconseguir suports per a aquestes vocacions, que neixen als territoris de missió fruit de la Paraula sembrada pels missioners i missioneres i que són el futur de l'Església. Aquest any la Jornada es celebra el diumenge 7 de Maig.

Com puc col·laborar?

                       --- Amb l'oració i l'oferiment espiritual
                       --- Amb donatius a les vostres parròquies o a la delegació de missions del vostre bisbat.
                     

 

lunes, 13 de marzo de 2017

UN GEMIDO AHOGADO, UN NUDO EN LA GARGANTA

Resultado de imagen de desiertoEl misionero Christopher Hartley escribe esta carta “con el corazón roto de la pena, para ser voz de tantos cuya voz nadie escucha”:
“En Gode y en la región somalí de Etiopía, hace ya un año y medio que no ha caído ni una gota de lluvia. Aquí todo se está muriendo.
Es dramático ver a las gentes llegar al hospitalucho de Gode, por cualquier medio de transporte, incluido carretas tiradas por burros, con pacientes escuálidos y moribundos.
En estos momentos Gode está siendo arrasado por una espantosa epidemia de cólera. Las gentes llegan en el último aliento y a veces mueren a los pocos minutos en manos de médicos impotentes ante la magnitud de la tragedia.
Es tan triste y desolador ver los sembrados devastados por la sequía. Aquí ya no crece nada, ni el maíz, ni la soja, ningún tipo de cereales, todo se lo lleva el viento en nubes gigantes de polvareda que todo lo ensucia y viste de gris.
Cada mañana cuando salgo de casa, antes del amanecer, para celebrar la santa Eucaristía, veo como aumenta el ganado muerto a la orilla del camino, vacas, cabras, ovejas… El hedor es espantoso y el espectáculo tristísimo.
Ahora mismo en Gode solo se respira muerte y desolación. Desde hace un par de meses tenemos un médico joven inglés colaborando con nosotros, que pasa mañana y tarde en el hospital público. Gracias a él estamos recibiendo información de primerísima mano de la magnitud del drama que están viviendo estas gentes.